Continúa el sentimiento de riesgo, en medio de incertidumbre política en la región

PPeso Colombiano

En Colombia, una pausa en las tensiones comerciales podrían aliviar la presión sobre la moneda local (COP) la cual habría recuperado niveles superiores a $3400 en apenas dos jornadas. Dado que la presión de las monedas en la región persiste vemos poco probable que este nivel sea rebajado durante la jornada a pesar de los anuncios de China en materia comercial y que Chile intervendrá el mercado para controlar las depreciaciones de su moneda. Bajo este contexto, esperamos un rango de negociación entre 3,410 y 3,460.

Índice Dólar

El dólar inicia la sesión de hoy manteniéndose relativamente estable frente al cierre de la sesión anterior. En la jornada de ayer, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, señaló que el mercado laboral no ha mostrado señales de recalentamiento, y añadió que la economía de EE.UU. enfrenta problemas a largo plazo, incluyendo la participación de la fuerza laboral y la productividad. Powell afirmó que el hecho de que las tasas de interés sean más bajas no significa que el gobierno de EE.UU. pueda ignorar los déficits, resaltando la necesidad de reducirlos, y recalcó que las tasas de interés negativas no serían apropiadas en el entorno actual. La inflación de EE.UU. sorprendió de forma positiva, superando las expectativas de los analistas, y el dólar se mantiene por encima del PM50 en 98.29 unidades. Señalamos que las valorizaciones podrían ser resistidas cerca del nivel de 98.5, mientras que las pérdidas podrían encontrar soporte cerca de la zona de 98.2 unidades.

Euro

El euro se desvaloriza al comienzo de la jornada, alrededor de 0.07%, rompiendo la figura de Alemania esquivó la recesión con sorpresivo crecimiento en el tercer trimestre. El PIB aumentó 0,1% frente a la estimación de caída; la eurozona creció 0,2%, pero la economía sigue estancada y la debilidad persiste. Alemania esquivó por poco la que habría sido su primera recesión en seis años, lo que frenó las especulaciones de que el gobierno agregara estímulos fiscales en el corto plazo. El ministro de finanza de Alemania, Olaf Scholz, mencionó que la economía no está en crisis y que no necesita estímulos en el momento. Una acumulación de tensiones comerciales, una demanda mundial más débil y la agitación en el sector del automóvil han llevado a la peor caída de la fabricación en Alemania en una década y han puesto en tela de juicio su papel como potencia económica.


Imprimir   Correo electrónico